Carta Abierta a la Ciudad de México

Querida Ciudad de México:

Nunca te voy a entender. Tu eres una ciudad ilógica. Cada vez que salgo de mi depa, tengo que luchar contigo, sabiendo que me es imposible ganar esa lucha libre. Te quiero pero mi querer carece de sentido. Te lo explico así. Hace unos quince días, me tope con gente en mi hostal, que me pidieron recomendaciones de que hacer en la Ciudad de México, y no les pude decir nada. Hay demasiado y no hay suficiente.

Hay suficiente desigualdad que puedes quedar toda la vida en estado de shock permanente. Gente fresa [y es con mucho pesar que me pongo en este grupo] puede fácilmente vivir en otro mundo. Cuando se va el agua, los dueños de mi casa tenían para guardar lo suficiente para que no sintiera que me faltara nada. Hay lugares donde no entro. Y hay gente que puedo pagar para hacer todo lo que a mi no me gusta – cocinar, lavar la ropa, planchar, limpiar, lustrar mis zapatos, etc. A veces aprovecho estas oportunidades utilizando la justificación capitalista que necesitan el trabajo. ¿pero es ese trabajo que necesitan?

Querida Ciudad de México, me confundes tanto. Vivir aquí es como vivir en un estado liminal permanente. Tienes suficientes culturas para quedarme en estado de shock permanente que tengo ver tras mis lentes porque si me pongo lentes de contacto en tus aires contaminados, se me van a caer. Hay gente intelectual, que produce eventos como los anti-premios a empresas de publicidad que producen publicidades misóginas y hay gente que vende una música asquerosa en el metro. Y gente que la compra [me incluyo aquí también con mucho pesar ]. Hay gente religiosa, devota a la Virgen, a San Judas, y que tiene una relación distinta a la mía con el panteón de los muertos. Eso tampoco entiendo.

Hay gente que te echa la mano. Por ejemplo, de bajar del taxi, viniendo del aeropuerto, perdí mi pasaporte. Ni siquiera me había dado cuenta hasta que la dueña del restaurante frente a mi casa me lo devolvió, sin pedir nada a cambio. Al otro lado, hay gente que cree que piropos y comentarios no deseados son “cortesía” cuando de verdad son acoso sexual y se quedan en su propio estado de shock cuando yo les respondo. Por lo tanto, eso de ser extranjera me salva del tráfico – como la gente se fija en mi, sé no me va a atropellar.

Al fin y al cabo, ha sido un gran honor poder convivir estos meses contigo. A pesar de nuestro complicated relationship, a mi regreso puede que me suscriba al grupo de facebook “soy chilango y comprendo tu envidia.”

Un fuerte abrazo,

Rebeca

(adopto la ortografía equivocada como si fuera correcta, ya que tu gente siempre escribe mi nombre así).

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s